Queridas familias. 

El domingo de Pentecostés celebramos la promesa de Jesús a sus amigos: “Aunque me voy, no os dejo; siempre estaré con vosotros. Esperad unos días y recibiréis el Espíritu Santo.” 

En ocasiones, nos ocurre lo mismo que a los apóstoles y pasamos tiempos donde no entendemos nada y en en los que nos sentimos solos. Pero en Pentecostés, nuestra vida vuelve a tener sentido y volvemos a nacer de nuevo. El Espíritu Santo es el Amor de Dios, es lo mejor que puede darnos y no escatima en ello. 

Es ese Amor el que nos impulsa a vivir con alegría y nos da la fuerza para construir su Reino aquí en la tierra. Es Él quien nos mueve a construir un mundo mejor. 

Hoy os invitamos a ver el siguiente vídeo que nos manda nuestro querido sacerdote Alfredo y que nos explica, con unos ejemplos muy sencillos, qué es el Espíritu Santo.

¡Qué suerte tenemos de no estar solos NUNCA!

Feliz Pentecostés y que el Espíritu de Dios nos ilumine el camino a seguir en busca del bien común.

Un fuerte abrazo,

Equipo de Pastoral BVM Loreto